Queremos que el alumnado además de conseguir los conocimientos escolares necesarios  llegue a  ser capaz de orientar su vida con criterios propios, responsabilidad y tolerancia.

Nuestro concepto de moral lo entendemos como la relación que el ser humano establece con el entorno y consigo mismo. Nos proponemos una orientación de la conducta, basada en el respeto mutuo, hacia la naturaleza, el entorno, las/los compañeros y profesores… y en una actitud de diálogo, de valoración de lo diferente que lo lleva a una selección de normas morales.

EXPERIENCIA EDUCATIVA

Creemos que el niño tiene potencialidades plenas para amar la vida e interesarse por ella. Así mismo somos conscientes de que la educación  debe ser a la vez intelectual y afectiva, y engranarse con las necesidades psíquicas y las capacidades del niño, atendiendo de forma global a su desarrollo y maduración.

Partimos de una EDUCACIÓN PERSONALIZADA, realizada en función de la persona, considerada como ser individual y social a la vez, y cuya finalidad es el desarrollo humano que permita al niño hacerse  independiente y aprender a hacer frente al mundo.

Así mismo buscamos una EDUCACIÓN ACTIVA, que permita que la acción educadora se base en una investigación y experimentación directa guiada por una metodología de trabajo que desarrolle con mayor facilidad la personalidad, imaginación y capacidad creadora de los niños. De ahí que las premisas fundamentales de nuestra pedagogía sean EXPERIENCIA, ELABORACIÓN Y EXPRESIÓN.

 Entendemos la PEDAGOGÍA como el resultado de la aplicación de unos medios a unos objetivos y la desglosamos en niveles de:

  • INSTRUCCIÓN
  • EDUCACIÓN
  • PERSONALIDAD

Que quedan reflejados en la CARTAS DE EVALUACIÓN que periódicamente enviamos a los padres, y que viene a ser un resumen de las actividades que los alumnos realizan en el Liceo, así como un índice de su aprendizaje.